23 de abril de 2012

Kandinsky y el día del libro

Hoy hemos comenzado en clase a trabajar kandinsky. Hemos estado viendo todo lo que han traído los niños a clase, y cada uno nos ha contado cosillas. hemos hablado de lo que hemos visto y buscado en casa.... y todos sabíamos quién era este pintor. Así que muchas gracias a todos los papás y mamás de los niños/as de mi clase por su participación y por ayudarnos a llevar el proyecto desde casa.

En cuanto al día del libro, la sorpresa era trabajar esta semana con el cuento de "La oruguita glotona". En clase, nos sabemos este cuento del derecho y del revés. Así que hemos disfrutado mucho con la idea de trabajar este cuento. Hoy la sorpresa, era comenzar a realizar cada uno de nosotros nuestro propio cuento. Que eso, ya lo veréis el viernes, porque queremos que sea una sorpresa también para los papás y mamás... así que no voy a enseñaros nada del cuento.

La segunda sorpresa, ha sido contar el cuento con marionetas de fieltro. A los niños les ha encantado, tenían una cara al escuchar el cuento.... la verdad, es que el trabajo que conlleva realizar un cuento así, ha merecido la pena, sólo con verles como atendían y como al terminar el cuento, no podían ni "lanzar el cohete" de lo "alucinados" que estaban. Os dejo fotos del cuento para que lo podaís ver. A ver si un día puedo grabarme con ellos contandolo y colgarlo aquí para que lo veaís todos... porque hoy ha sido imposible ni video ni fotos durante el cuento.

 Preparados.......Listos..........Ya!


 Una noche a la luz de la luna llena, un huevito descansaba sobre la hoja de un árbol.

 Nada más salir el sol....
 Del huevito, salió una oruguita diminuta y hambrienta. Decidió ponerse a comer, pues tenía mucho hambre.
 LLegó el lunes y la oruguita atravesó masticando una manzana.... pero aún tenía hambre....
 El martes, la oruguita, atravesó másticando dos peras... pero aún tenía hambre.
 El miércoles, atravesó masticando tres ciruelas, pero aún tenía hambre....
 El jueves, atravesó masticando cuatro fresas... pero aún tenía hambre....
 LLegó el viernes, y la oruguita, atravesó masticando cinco naranjas... pero aún tenía hambre...
 El sábado, como no había colegio, la oruguita, comió muchísimo.... una rodaja de salchichón, un pepinillo, una salchicha, una loncha de queso, un trozo de sandía, un helado y una trozo de tarta de chocolate.... uy, uy, uy.... ahora la oruguita no tenía hambre... tenía un tremendo dolor de barriga...
 Así que llegó el domingo, y la oruguita sólo pudo comer unos trocitos de hoja de árbol. y se sintió bastante mejor.
 Entonces, la oruguita, ya no era una oruguita diminuta y hambrienta.. era una oruga graaaandeee y goooordaaaaa... y ya no podía caminar..... entonces se construyó su casita y  allí se quedó durmiendo. pasaron los días, y de la casita de la oruguita, apareció una antenita, un ojito, una alita, otra alita... y de la casa de la oruguita apareció una preciosa mariposa!!!

Una mariposa, de mil colores que se fue volando por el bosque...


 Y colorín, colorete... por la chimenea sale un cohete!!

Gracias por pasar a visitarme,

Laura.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Feliz día del libro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Laura, te ha quedado precioso. Vaya currada que te has dado pero ha merecido la pena, ¿no? Un besazo guapetona.

    ResponderEliminar